Abordando lo inconfesable

El primero de todos es el que marca un antes y un después; pre y post tragedia, al menos así se vive la experiencia cuando a quien le pasa es a ti. Y no es para menos, si sientes que te juegas el tipo. Te gustaría fingir que no ha pasado nada, ojalá no tuviera importancia. Pero esa noche pasó. Y la otra también. “¿Y mañana? Fijo que también”. Le das vueltas, vueltas y vueltas, sin entender por qué a ti. Pero, sobre todo, ¿por qué a ti, en ese lugar y con esa persona? Qué vergüenza. Anticipas la situación y te entra un sudor frío al imaginar no poder hacer nada para evitar que aparezca, sin permiso, de nuevo. Ni siquiera puedes plantearte ningún tipo de solución porque crees que no la hay, pero sigues empeñándote y empeñándote. Sí, claro que lo has probado todo; hace poco lo intentaste varias veces seguidas sin parar hasta que, agotado y roto, tuviste que rendirte rabioso. Hubo una época en que lo evitabas para no pasarlo tan mal, huyendo de determinadas situaciones comprometidas. Lo echas en falta; que más quisieras que poder disfrutarlo sin miedo. Has perdido la ilusión y ya no sabes ni si te apetece nada de lo que tenga que ver con eso. En fin, no sabes qué hacer, y menos a quién contárselo.

Si el fallo se convierte en problema

La disfunción eréctil es la dificultad o imposibilidad de alcanzar o mantener una erección del pene lo bastante firme como para poder realizar el coito. Causa un importante malestar y puede originar conflictos de pareja. Puede ser total, cuando la falta de erección es completa, o parcial cuando aparece cierta erección pero no con la suficiente rigidez. Los hombres lo viven con extrema sensibilidad pues aún parece que cuestiona su virilidad, pudiendo representar a menudo toda una crisis vital y una desvalorización personal. Afecta tanto a hetero como a homosexuales.

Tranquilo. No eres el único. Se considera que casi todos los hombres, en un momento dado de su vida, han tenido o tendrán un problema en cómo su cuerpo se comporta a nivel sexual. La respuesta de excitación ante estímulos sexuales es muy frágil y susceptible de verse alterada por multitud de factores. Es un motivo de consulta muy habitual.

Cuándo pedir ayuda

Cuando el malestar es importante e interfiere con tu vida o con la relación de pareja. Cuando el problema se ha presentado en más del 25% de los encuentros sexuales. Cuando es situacional, por ejemplo en los días fértiles cuando se busca un embarazo. Cuando se prevé que de un fallo esporádico se va a hacer una bola grande.

El bucle sin salida

Las personas que acuden por este problema suelen contar que se han metido en un bucle obsesivo del que no consiguen salir. Así es. El círculo vicioso vendría a ser algo así: temo volver a fallar, y me angustia no complacer a mi compañero/a sexual, que me acabará dejando; voy a cada relación como si de un examen se tratará; durante el acto estoy muy pendiente de si mi pene se pone o no se pone, sin importar nada más que eso; esta constante auto-observación impide que me deje llevar por las sensaciones eróticas, y menos que pueda excitarme con calma; en ocasiones me avergüenza y no dejo que me toquen; lo paso fatal y cuanto más lo intento arreglar, peor me sale.

Este kit ansiedad cumple la profecía autocumplida; en estas condiciones, físicas y mentales, probablemente el pene entre en un estado de shock o de miedo escénico del que será difícil remontar, manteniendo y agravando el problema en cada relación frustrada. La sensación de fracaso es máxima y la llegada a consulta ocurre en un estado de crisis e intensa preocupación.

La terapia sexual

La terapia sexual es una de mis funciones como psicóloga-sexóloga. Voy a resumir algunos de los objetivos de terapia a trabajar cuando hemos diagnosticado una disfunción eréctil persistente y recurrente. Leerlo te dará pistas, pero no garantiza un cambio exitoso, pues una terapia ofrece un planteamiento más completo y una supervisión a través de sesiones presenciales periódicas.

La solución es el problema

Contrariamente a cómo solucionamos otros problemas en la vida, para los asuntos de cama hace falta cambiar de esquema. Si pusiste toda tu atención, tus energías y tus trucos para intentar solucionar los fallos de erección que llevas un tiempo teniendo ¡para! Si no ha funcionado, detente y cambia. La fuerza ansiosa que pones para forzar tu pene a ponerse en erección está haciendo el efecto contrario: a más ansiedad, menos erección. Tu sistema nervioso autónomo simpático ésta demasiado activado. Tener o no una erección no es algo que puedas controlar con tu voluntad, desde el pensamiento. Lo que de momento debes hacer para suavizar tu estado de alerta es dejar de luchar contra eso que te pasa y centrarte en bajar tu activación psicofisiológica con tareas no exigentes.

Reestructurar

Es probable que con toda tu atención focalizada en la solución del problema, se te haya olvidado prestar atención a lo que necesitaría tu cuerpo, o sea tú, para funcionar adecuadamente. Relax. Dejar de sentirte amenazado. Confianza. Intimar con calma. Comprensión. ¿Cómo lo puedes conseguir? Dejando, de momento, aquello que te supone EL problema ¿el coito? ¿aventura de una noche? ¿un embarazo? ¿conquistar y demostrar? ¿la exigencia de tener que estar a la altura? Pues deja todas estas metas para más adelante, y vuelve a aquello que SI se te da bien y con lo que disfrutas en la cama.

El sexo con todos sus complementos

El coitocentrismo y la genitalidad, vaya para de protagonistas más soberbios y molestos. Te puedo decir que una gran parte de los problemas que llamamos disfunciones sexuales lo son si confundimos hacer el amor con coito y si nuestro único medio para alcanzar/dar placer son los genitales. Dicho esto, y te lo tienes que creer así tal cual porque de esto hablaré largo y tendido en otro post, vuelve al masaje sensorial, a las prácticas eróticas sensuales, a las caricias exploratorias, a todo aquello que, al fin y al cabo, no le va a exigir a tu pene nada que no quiera o no pueda hacer en estos momentos, o sea, ponerse erecto obligatoriamente. Para una buena práctica erótica no es necesaria una erección.

Autoestima y Asertividad sexual

Tú no eres eso que te pasa. Tu valor como persona, como hombre, como amante, como pareja… no depende de tu rendimiento sexual. Sé el amante que deseas ser, pese a tu problema. A veces es más el cómo se hace, que lo que se hace ¿a que sí? Por otra parte, si tienes claro que ahora necesitas un tiempo sin ponerte a prueba en la cama, en tu próximo encuentro expresa lo que necesitas, di que quieres ir despacio, como dos adolescentes que empiezan magreando. No tengas miedo en pedir que, de momento, sin coito por favor. Si te respetas, todo irá a mejor.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *